Líder nata. Siempre mantiene la lógica y cordura en su mente. Usa sus sentimientos como ventaja. Capaz de dominar situaciones complejas. Adora su cuerpo, no por estética sino porque la ha mantenido viva durante mucho tiempo. Callada, solo habla cuando tiene algo que decir.

Kitty Net al rescate

Renacer

Mi memoria tiene graves trazas desde ese momento. Sólo hay destellos de los siguientes 19 años. Recuerdo un quirófano. Mucho frío, mucho dolor. Un día desperté, en un lugar desconocido. No podía hablar. Me observaban.

Días después intentaba caminar. Recordaba vagamente la guerra. Esta es una etapa de mi vida gris. No fue sino hasta el 2095 que entendí que había pasado. Redescubrí mi vida. Cincuenta años, pero mi aspecto era el de una chica de 20. Yo nunca había aprobado los controles genéticos… Ahora soy una de ellos.

Genetriam

Kitty Net

Comencé a trabajar como voluntaria en hospitales móviles que atendían a gente alrededor del mundo. El panorama mundial ya no tenía nada que ver con los tiempos antes de la guerra. Así, estuve entre los que reconstruyeron el mundo. Cuatro años de ardua labor. Al final, todo parecía haber siempre sido así. Llegamos a la utopía. A nadie le faltaría lo más elemental, su vida básica estaría resuelta.

Yo no podía sentarme a hacer nada. Conocía a muchas personas importantes. Trabajé para muchos de ellos, hasta el 2104, cuando me asignaron el control de Genetriam. Fueron largos los años de encubrimiento, de aislamiento. Vigilar a todo sospechoso, enfrentarse a Genprom y otras organizaciones similares. Maquillar la paranoia del nuevo control genético. Pensé en renunciar en el 2145, pero me pidieron diez años más. El desgaste era ya mucho, y así llegó mi cumpleaños 100, y mi cuerpo aún parece de veinte.

Tal vez eso me recordó todo lo que rechazaba hace tantos años. Algo más de una década después, sucedió…