Idealista y comprometido. Es una persona inteligente y serena, que es capaz de la acción si la situación lo amerita. Su vida ha sido un constante descubrimiento y redescubrimiento de si mismo.

Impoluto

James despierta.

Nací navegando sobre el gran lago renacido. Mi madre fue una mujer testaruda, que nunca dejó que nada le impidiera hacer lo que deseaba. Aún cuando estaba por dar a luz, decidió navegar en aquel barco.

Crecí aprendiendo que uno es lo más importante, que el objetivo de mi vida sería vivir como si fuera el último día. Mundos de colores, grandes fiestas con gente alegre pero estirada. Mis hermanas nacieron para esto. De alguna manera, muchas de estas personas sienten que son superiores al resto del mundo. Más estilo, mejor vino, música más exquisita. Mismas entrañas, rencores y carencias.

Aprendí algunas cosas entre todo eso. Navegar en el lago, jugar tenis, hablar con las personas correctas. Distinción ante todo. Mi madre era una mujer loca, pero distinguida. Mi padre era un ser inexpugnable. Su rostro reflejaba amabilidad, sin dejar ver más allá de su expresión. Nunca fui capaz de adivinar si las locuras de mamá le causaban gracia, molestia, ira o le eran del todo indiferentes.

Una chica sin hogar

james

Mi juventud estuvo caracterizada por algunas compañeras que mi padre consideró buena compañía para mi. La mayoría fueron intrascendentes. Con algunas de ellas viajé por el mundo. Detalles, detalles, hasta que comprendí que problema eran ellas.

Ocurrió con una chica muy extraña. La conocí en el embarcadero. Una chica difícil de llevar, pero amable si se le trata correctamente. Aceptó acompañarnos a navegar. Me contó tantas historias que escuché con gusto. Su soledad era evidente. Fue emocionante, debo admitirlo. Pasamos un buen tiempo juntos.

Ruth venía de un mundo diferente, donde las formas son menos complicadas y existía la igualdad. Sus amigos eran agradables. Aprendí mucho de su manera de ver la vida. Aún así, algo no se sentía bien. Sugirieron emprender un viaje a las ruinas de una antigua ciudad inca. Nunca había hecho uno donde llevase tan poco de mi conmigo. Ese poco era una pesada mochila difícil de cargar. Caminamos como lo hacían los antiguos hacia la ciudad en ruinas. Debo decir que fue algo notable, pero muy cansado, sucio y tedioso.

Al regreso, sabía que no podría vivir con ella, y lo comprendí cuando Gabriel me besó. Fue hasta ese punto que se hizo evidente que ella no estaría conmigo para siempre. Ella comprendió mi dilema, y el final fue sencillo y apacible. A la larga, ella encontraría su camino junto a Ran y Linn. Fuimos amigos mucho tiempo, hasta que los tres desaparecieron sin dejar rastro, sin explicación alguna.

Poco después el mundo para el que me preparé desapareció en un segundo.