Inseguro y temeroso, trata de aparentar que nada lo perturba. No se enoja, más bien se asusta.

Ed y Odeth en la playa

No creí que me aceptara, pero lo hizo. Me ha puesto pruebas difíciles. Me pidió que dejara mi mundo para viajar con ella. Yo nunca he querido dejar mi hogar. Me dijo que viajaría a la Luna, que me vería en el parque, esperaría media hora, y se iría con o sin mi.

Mi mamá dice que fue de noche. Siempre me ha gustado el rojo. Yo corría en la plaza África antes de que tuviera árboles. Pasaba mis días cuidando de las pequeñas plantas en los jardines.

Ed

Nunca quise dejar mi ciudad. Me hacía sentir cómodo vivir en el lugar que conozco. Pasaba los días leyendo libros. Pero llegó Odeth. Luego de unos meses me dijo que si me iba con ella a la Luna. No me gustaba la idea, me daba miedo. Pero mi mamá decía que era hora de que saliera a conocer más cosas.

Mi suerte

Entonces llegaron esas horribles cosas del cielo. Despedazaron el lugar que yo quería. No puedo decir que los odio. Yo creí que podía controlar mi miedo. No lo conocí hasta ese día. Mi corazón casi se salía de mi pecho. Sudaba y tenía escalofríos. Pero no dije nada, no frente a ella. No frente a Odeth. Traté de hacerme el fuerte, pero estaba quebrado por dentro.

Caminando entre los escombros decidí ayudar, para no parecer un inútil. Ayude a los pocos que sobrevivimos a encontrar un escondite. Yo conozco la ciudad de pies a cabeza. Entonces me sentí útil, y creí que mis acciones habían salvado muchos. Me sentí un héroe. Odeth dormía junto a mí en esos días oscuros, en un túnel olvidado. Y mi mamá…

Ella debió morir rápido. Ese es mi consuelo. Al paso de los días encontraron una instalación segura, donde había una nave para escapar de Marte. No podía creer que escaparía de mi mundo. En el camino murieron algunos soldados, despedazados por los invasores. Estaba horrorizado. No pude dormir en días, aún cuando dejaba mi mundo atrás.

Nunca pensé que este sería el modo en que dejaría mi hogar, mi madre, mi mundo. Quería creer que saldría a alguna aventura, pero no soy alguien valiente. Tenía miedo que no lo lográramos, en esa pequeña y frágil nave, con todos esos seres horrendos por ahí. Dormimos por meses, en animación suspendida.